Especial “vuelta al cole”

Aún quedan días de verano, pero en el ambiente ya se empieza a notar que se acerca la vuelta al cole.  En la tele vemos los anuncios de colecciones y de los especiales de vuelta al cole de las grandes marcas; en el centro comercial casi no quedan hamacas, ahora tenemos miles de cuadernos, bolis y mochilas;  las temperaturas han bajado un poco, ya tenemos ganas de volver a la rutina, empezar a hacer deporte, estrenar agenda y volver a ver a nuestros compañeros del cole y del trabajo.

Tenemos que reconocer que no todos los niños están tan entusiasmados con la vuelta al cole como nosotros, así que vamos a ver qué podemos hacer para ayudarles a llevar mejor la vuelta a la rutina.

No se trata de organizar un gran evento, puede ser simplemente una merienda con los amigos del cole o incluso quedar en el parque a jugar con ellos. Si no se han visto en todo el verano, seguro que están encantados de reencontrarse y les da una motivación extra para volver al cole todos juntos.

Dejar que nuestros peques nos ayuden con la preparación del material puede ser una buena forma de que empiecen a procesar que la vuelta al cole es inminente.  Si este año toca renovar material, que nos acompañen a elegir su mochila, estuche, cuadernos o un simple boli nuevo, hará que se muestren ilusionados.  Por el contrario, si nos han prestado lo necesario o vamos a reutilizar lo del año anterior podríamos escoger unas pegatinas, parches o pines para que redecoren su material.

Queremos que la vuelta al cole sea lo más agradable posible y a veces pensar en madrugar ya se nos hace cuesta arriba. Nuestro consejo es que empecéis varios días antes a ajustar los horarios de vuestros hijos e hijas para que el cambio no sea tan drástico. Empezar a acostarles y levantarles a la misma hora que cuando empiecen el cole y lo mismo con las comidas.  No queremos que el primer día de cole estén muertos de sueño ni que se pasen con hambre dos horas porque en casa se come antes que en el comedor. 

Los nuevos comienzos vienen cargados de ilusión, pero en ocasiones también de dudas, incertidumbre y miedos. Dejar que nuestros peques se expresen, darle importancia a sus sentimientos y sobre todo no quitarles importancia va a favorecer que empiecen el cole con más seguridad. En definitiva, tienen que sentirse escuchados y entendidos por nosotros.

La planificación nos va a ayudar a eliminar buena parte de la incertidumbre y a organizarnos mejor. Una buena idea es elaborar un plan en el que todos los miembros de la familia participen, incluir las obligaciones, pero también el tiempo de ocio. Hacerles saber a los peques de la casa que van a seguir teniendo esos momentos de diversión con papá y/o mamá.

Con la vuelta al cole viene también la “cuesta de septiembre”, os dejamos algunos consejos para superarla de la mejor forma posible: