SOBREPROTECCIÓN

APIRSin categoríaLeave a Comment

“Si queremos hijos felices, hay que enseñarles a nadar en tempestades”

Álvaro Bilbao (Neuropsicólogo)

Sabemos que como padres y madres queréis lo mejor para vuestros hijos e hijas y esto incluye darles afecto, cuidarles y protegerles de aquellas situaciones que creéis que pueden hacerles daño. El instinto de protección hacia las personas que más queremos es innato y natural porque llegan vulnerables a un mundo que no conocen y poco a poco tenemos que ir enseñándoles a desenvolverse en él. Frases como “cariño, ten cuidado que te vas a caer” o “come despacio que te vas a atragantar”, habituales y en un principio inocentes, usadas con demasiada frecuencia puede convertir a padres protectores en sobreprotectores, padres bienintencionados que solo quieren proporcionar el mayor bienestar a sus hijos evitándoles cualquier emoción negativa que pueda dañarles. En resumen, “miman tanto a sus hijos que dificultan que éstos adquieran de una manera natural la autonomía e independencia necesaria para ser adultos” (Peña, B. 2016).

Es lo que en EEUU se conoce hoy en día como padres helicóptero. Padres que están continuamente controlando y sobreprotegiendo a sus hijos.

padres_helicoptero

Este estilo educativo tiene consecuencias muy dañinas especialmente durante la adolescencia. Una investigación actual muestra que este tipo de crianza está relacionada con múltiples resultados negativos para los menores, incluyendo una menor autoeficacia, un menor locus de control interno, bajo rendimiento académico, menor autoestima y satisfacción con la vida, malas relaciones entre iguales, menor participación en los estudios y altos índices de depresión y ansiedad en adultos jóvenes (Kouros et al. 2017).

En el programa de Intervención con jóvenes y adolescentes con problemas de adaptación familiar, personal o social atendemos a familias y adolescentes con este tipo de perfil. El objetivo es buscar conjuntamente estrategias y herramientas que ayuden al menor y a la familia a desarrollar esa independencia y toma de decisiones. A la vez que se orienta a los padres y madres en el establecimiento de normas y límites, logrando así una mejor comunicación y relación familiar.

Imagen: serpadreprimerizo.com

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *