Los alumnos y alumnas de la Universidad de La Rioja, la Universidad de Deusto, la Universidad de Burgos, el IES Batalla de Clavijo o la UNED confían en nosotros para hacer las prácticas.

Les hemos pedido que nos cuenten su experiencia en APIR.

Nelia. Compartiendo risas en el Proyecto Municipal Casco Antiguo.

IMG-20160516-WA0026

Mi nombre es Nelia, estudiante de Integración Social en IES Batalla de Clavijo y ex alumna en prácticas de Asociación Pro-Infancia Riojana (“El Apir” ya para mí).
Mi misión en esta entidad ha sido ejercer como Integradora Social en varios proyectos llevados a cabo por la misma.
Casi el 80% de mis prácticas han sido realizadas en “Proyecto de Intervención Socioeducativa con menores en el Casco Antiguo de Logroño”, y el otro 20% restante con mis chic@s de Aulas externas “Quiribó”. Tambien mencionar la oportunidad que se me ha brindado de dar y aprender unas pequeñas pinceladas en “Proyecto de Atención Integral a madres jóvenes y jóvenes gestantes”.

Qué decir de esta experiencia tan intensa como enriquecedora…
Han sido 740 horas al pié del cañón, cada día enfrentándome a un nuevo día, y por consiguiente, a un nuevo reto.
Solo puedo decir que me he sentido una más desde el principio. Integrada en cada una de las actividades, salidas, coordinaciones y reuniones de equipo llevadas a cabo por mis compañeros.
He sentido total libertad a la hora de ejecutar mis proyectos y de realizar cualquier actividad que se me pasase por la cabeza.
He aprendido muchísimo en estos meses, tanto de mis compañeros, como de los menores, como de mí misma.
Y como no es lo mismo verlo desde fuera que vivirlo… A día de hoy, y de primera mano, puedo decir que me parece admirable no, LO SIGUIENTE, el trabajo de todos y cada uno de los profesionales que integran esta Asociación.
El control y la carga emocional que soportan, la paciencia que desarrollan, la buena gestión de la frustración y el autocontrol, la calma que se necesita para realizar un buen trabajo… Y todo ello llevado SIEMPRE a cabo con respeto, buenas palabras, y una gran sonrisa en la cara.
Realmente maravilloso y admirable.

He de confesar que tengo un cajón repleto de cosas bonitas que me he ido llevando a lo largo de todo este tiempo que guardo con mucho cariño.
Cartas. Aprendizaje. Regalos. Experiencia. Pulseras. Superación. Bolígrafos. Crecimiento. Flores. Autoestima. Chucherías. Risas. Amor. Besos. Sonrisas. Abrazos. Vida. Trocitos de pequeños enormes corazones. FELICIDAD.

Me siento muy afortunada de haber podido formar parte de este pequeño caos tan organizado.
Agradecer a todos los compañeros que he tenido el placer de conocer, el buen trato recibido. En especial al equipo Quiribó, Lourdes y Aris.
Pero sobre todo, dar las gracias a mis compañeros de batalla por acompañarme siempre en este precioso camino lleno de rosas con espinas.
Ana, Óscar, Cristina y Marisol (que para mí ya es una más y ha sido un apoyo muy importante).
Nos vemos muuuuy pronto.

~Porque el momento que más miedo da es justo antes de saltar.
Nelia.

Amaia. En la foto, a la derecha, muy concentrada trabajando el barro con una alumna de Quiribó.

IMG-20160421-WA0008

“Soy Amaia, estudiante de Trabajo Social en la Universidad de La Rioja y alumna en prácticas de la Asociación Pro-Infancia Riojana, más conocida como APIR. Una alumna en prácticas con la suerte de poder pertenecer a la pequeña gran familia que forma esta entidad.

Diría que una de las mejores cosas de la carrera es el momento en que tienes que realizar las prácticas, pero todo mejora cuando las puedes realizar en el sitio que quieres y que te gusta. Desde antes de conocer realmente a APIR, ya era un sitio que me llamaba la atención, porque me gustaba lo poco que conocía de ellos y en el que había fijado la mirada para la realización de mis prácticas. Ahora que ya lo conozco, la verdad que no es como me lo esperaba…¡¡es mucho mejor!!

Como he dicho antes, es una pequeña gran familia, que desde que llegas te acoge como si fueses uno más del equipo y sin darte cuenta te enseñan cada día una cosa nueva. Es muy admirable haber podido conocer la vocación que todos tienen hacia su trabajo y el cariño que muestran hacia las personas con las que trabajan. Sin duda, no me arrepiento en absoluto de haberlos elegido como mi centro de prácticas”.

Sara Gómez Labrada. En la foto,de izquierda a derecha: Laura, Marian y Sara.

DSC_0146

“Mi nombre es Sara, estudiante de grado de Trabajo Social en la Universidad de La Rioja y alumna en prácticas, por segundo año, en Asociación Pro-Infancia Riojana.

El pasado año, cuando nos ofrecieron diversas entidades en las que realizar las prácticas externas no tuve duda alguna, quería formar parte de este bonito proyecto que, en gran medida, se destina a la población más joven. Entré en la asociación en octubre del año pasado y se me brindó ayuda y apoyo desde el primer momento, entrando en concreto a participar en el Proyecto Quiribó (proyecto de Aulas Externas para jóvenes de entre 14 y 16 años). Cuando llegué, mi presencia estaba dedicada más a la observación, a captar los principios y conceptos básicos de la entidad y en cómo se aplicaban.

En relación a la Universidad, mi labor consistía en realizar un proyecto de estudio diagnóstico, y el tema era sobre el uso del ocio y del tiempo libre de los jóvenes del Quiribó en relación con su rendimiento académico.

A pesar de dedicar pocas horas presenciales en el centro, el proyecto lo realicé con mucha facilidad, en gran parte gracias a la ayuda de Beatriz, la que ha sido mi guía durante estos dos años y a la que le agradezco toda su dedicación.

Este año regresé con más fuerza, con muchas ganas de dedicar más horas presenciales con los chavales y a conocerles mejor e interactuar más con los profesionales con el fin de enriquecer mis conocimientos sobre el ámbito, el cual es mi vocación. Este curso lo he dedicado a aplicar mi proyecto de estudio diagnóstico desde la intervención social; todo han sido facilidades, se me ha brindado ayuda en todo momento y se me ha orientado de tal forma que no he tenido ninguna dificultad para realizarlo.

Estos dos años han sido muy generosos conmigo en lo que adquisición de conocimientos y experiencia se refiere, he conocido a personas maravillosas como los profesionales y los alumnos del centro y me llevo un recuerdo precioso y una vivencia única para el futuro.

Agradecer su ayuda, apoyo y amistad a todos los profesionales del proyecto Quiribó: Laura, la maestra, Miguel y Marian, educadores y por supuesto a Beatriz, ya que, a pesar de no haber contado con un trabajador social de referencia a mi lado estos dos años, ha sabido cómo guiarme en la experiencia y  por ello no siento que me haya faltado nada, al contrario, siento que lo he tenido todo. Por todo esto animo a alumnos a que, si tienen la oportunidad, participen en Asociación Pro-Infancia Riojana realizando sus prácticas y, si no se es estudiante, se anime todo el mundo a conocer esta preciosa y necesaria labor que todos los profesionales de la entidad realizan a vistas de un futuro mejor para muchas personas. De nuevo, gracias por todo. Sara.”