Mamá, papá, tengo miedo.

APIRSin categoríaLeave a Comment

A muchos padres y madres os resultará familiar esta frase. En ocasiones surge una preocupación por los miedos que nuestros hijos e hijas manifiestan durante su infancia.

El miedo es una emoción que nos provoca una reacción de alerta cuando lo sentimos ante diferentes peligros. ¿Qué nos ocurriría si el miedo desapareciese? Nos acercaríamos a todos aquellos estímulos potencialmente peligrosos y podríamos sufrir algún daño.

Muchos niños y niñas experimentan miedos leves y transitorios que son propios del desarrollo natural. Gray (1971) realizó una clasificación de los miedos transitorios que surgen en la infancia:

  • Miedo a los estímulos intensos (ruidos, dolores…).
  • Miedo a los estímulos desconocidos (personas extrañas).
  • Miedo a la ausencia de estímulos (oscuridad).
  • Miedo a los estímulos potencialmente peligrosos para la especie humana (serpientes, separación, alturas…).
  • Miedo a las interacciones sociales desconocidas.

Todos estos miedos suelen ser compartidos por la mayoría de los niños y tienden a disminuir a lo largo de la vida.

thumbnail_large

Desde APIR os proponemos cuatro claves para ayudar a vuestros hijos e hijas a superar sus miedos evolutivos:

  • Valida su miedo, no razones. Cuando el niño o niña está inmerso en su miedo, de nada sirve explicarle que no hay monstruos debajo de la cama, que todo está en su cabeza o que su miedo es irracional. En ese momento, es importante que los padres y madres conectéis con su emoción ¿cómo? Validando su miedo. Una vez que el niño esté calmado podréis razonar con él, explicándole que es normal tener miedo y buscando estrategias conjuntamente que le ayuden a superarlo.
  • Contar experiencias propias. Para apoyar el apartado anterior resulta muy útil narrar nuestras propias experiencias durante la infancia. Podéis explicar a vuestros hijos qué os daba miedo, qué os ayudaba cuando lo experimentabais, quiénes os ayudaron y os acompañaron, cuál era vuestro lugar seguro secreto para hacer frente a esos miedos…
  • Contar cuentos. Los cuentos son una herramienta excepcional para enseñar a los niños a enfrentarse a los miedos. Actualmente existe una gran variedad de literatura y específica de cada uno de los miedos mencionados anteriormente, que pueden ayudar a acompañar a los niños durante la superación de sus miedos.
  • Anímale a poner palabras y a dibujar su miedo. Animar a los niños a que dibujen su miedo, que pongan palabras a lo que sienten y que identifiquen en su cuerpo dónde sienten la emoción.

La infancia es un periodo esencial en el desarrollo de habilidades y herramientas para interactuar con el mundo que nos rodea. Sin embargo, en ese periodo de descubrimiento surgen miedos que nos paralizan y no nos dejan explorar todo aquello que nos gustaría. Para poder hacer frente a nuestros miedos necesitamos figuras adultas de referencia que nos ayuden a afrontar las situaciones que nos generan esta emoción, poniendo palabras a lo que nos sucede,  calmándonos y  enseñándonos a superarlo.

Lo esencial para que los niños superen un miedo es disponer de un apego seguro en la familia, y que sean conscientes de que papá y mamá les van a ayudar, les van a entender y les van a proteger. Siempre que papá y mamá estén cerca, ellos se sentirán seguros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *