APIR también es una escuela para profesionales. Con nosotros estudian y realizan sus prácticas los futuros técnicos de menores y familias. Cada año recibimos a alumnos de universidades o de formación profesional a los que procuramos traspasarles conocimientos, amor por esta profesión y mucho sentido del humor, imprescindible para ejercer.

Ese mismo compromiso con el aprendizaje permanente nos lo exigimos a nosotros mismos y cada año realizamos formación dentro y fuera de la Entidad.